El IES El Ravaxtol se mobiliza por la seguridad alimentaria y el ODS nº 2

“Conta’m que no t’escolte” da nombre a la performance que 9 chicos y chicas del Grupo de Promotores y Promotoras de DDHH y ODS del IES El Ravatxol de Castellar Oliveral protagonizaron el pasado viernes 24 de enero ante el resto de su comunidad educativa.

A través del teatro social, este grupo de alumnado comprometido con los derechos humanos y los ODS quiso visibilizar los retos a los que se enfrenta la población refugiada de Palestina para tener garantizada una alimentación suficiente, sana y nutritiva.  

El grupo de jóvenes que ha llevado a cabo la representación está formado por alumnado del centro que ha participado junto al resto de sus compañeros y compañeras de 4º ESO en el programa pedagógico “No Arrinconemos la Paz: Movilización por los Derechos Humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las aulas valencianas”. Este proyecto, financiado por la Generalitat valenciana e impulsado por UNRWA Comunidad Valenciana, ha mejorado sus conocimientos sobre los ODS, incrementado la sensibilización e impulsado la movilización social del alumnado en la defensa de los Derechos Humanos, tomando como ejemplo la situación de la población refugiada de Palestina.

Esta movilización ha llevado al grupo de Promotores y Promotoras de DDHH y ODS de El Ravatxol a protagonizar una performance en la que una joven valenciana desde el sofá de su casa comienza a hacer “zapping” por diferentes canales de televisión. Desde un documental sobre el despedicio de alimentos en nuestro país, pasando por un telediario donde la noticia es el frío polar que inunda Benidorm en agosto. ¡Vaya drama! Sin embargo, el programa “Conta’m que no t’escolte” es el que más atención recibe por parte de la joven espectadora. En este programa un jurado “muy fashion” decide a qué persona realizará un cambio radical de su vida. Sus concursantes, dos mujeres y un hombre refugiados de Palestina, narran las dificultades que sufren para garantizar su seguridad alimentaria. Sin embargo, y a pesar de que el hombre gana el concurso, múltiples factores como falta de acceso a sus tierras o la contaminación ambiental, así como las consecuencias del bloqueo al que se enfrenta la Franja de Gaza, impiden ese deseado cambio radical. “Con esta performance buscamos no mirar a otro lado cuando hablamos de problemas como el hambre o la pobreza e intentar que los demás tampoco le den la espalda.” comentaba una alumna participante.

Más de 150 alumnos y alumnas de Secundaria y Bachillerato se congregaron en el patio del instituto para ver la performance. “Me encantaría volver a actuar e incluso publicar cortos en YouTube para concienciar a la gente de la situación de la población refugiada de Palestina”.

 

 

Compartir